3 de Febrero 180 - Tel. (03442) 423-339
C. Del Uruguay (3260) E. Ríos
prensaatecdelu@yahoo.com.ar

Artículos

Salud al borde de la cornisa

  Garantizar un  sistema de Salud público y gratuito  adecuado es un derecho de todas las personas sin distinción de clase social más aún si estos centros asistenciales son referentes que cubren grandes zonas urbanas y rurales de una región.

Como Asociación Trabajadores del Estado (ATE) Seccional Uruguay, desde hace tiempo denunciamos la grave crisis que atraviesa el sistema sanitario provincial en su conjunto en el departamento Uruguay, ello incluye no sólo el Hospital Justo José de Urquiza sino el Centro de Salud Bartolomé Giacomotti como así también el Centro de Salud de Bajada Grande, estos últimos abarcando una importante sector poblacional.

La situación es al extremo preocupante si se tienen en cuenta las recientes declaraciones públicas del director del nosocomio doctor Carlos Cherot que confirman lo que desde ATE se viene informando cuando expresa: “hoy en día somos cada vez menos médicos, los sueldos públicos son extremadamente bajos y es delicada la situación en cuanto a recursos humanos. Ante una situación donde somos cada vez menos profesionales esta situación hace que el médico opte por irse a un lugar donde paguen mejor”.

Cherot también mencionó que el Hospital Urquiza es centro de atención cabecera de la región y el problema central es cada vez más la falta de profesionales “hoy en día está funcionando pero no sé hasta cuándo porque en algún momento va a colapsar, es un final anunciado. Si no se toman medidas a corto plazo tendientes a mejorar los sueldos,  la situación de revista, mejorar los servicios, abrir concursos y trabajar en una orgánica de todas las áreas; la situación cada vez se torna más compleja”.

Los diferentes gobiernos han intentado, hasta ahora en vano, descentralizar la atención en el Hospital Urquiza considerado de alta complejidad, promoviendo que por consultas médicas menores y  vacunación la comunidad concurra a estos Centros, aunque la realidad es la siguiente:

Centro de Salud Bartolomé Giacomotti: emplazado al frente del viejo Hospital Urquiza, esta dependencia abarca la atención médica, pediátrica, psicológica, odontológica, vacunación, entre otros servicios como kinesiología, no sólo para todo el sector noreste de la ciudad si no para toda la población ya que los servicios en salud que prestan son requeridos por toda la comunidad. En este centro no sólo resulta escaso el personal sino que provoca extrema preocupación el estado en el cual se encuentra el servicio de Salud Mental el que ha sido abandonado tanto por la caída de los planes nacionales como provinciales;  los pacientes han quedado sin atención ni contención y, no exageramos al decir que ni siquiera cuentan con electricidad.

Este centro pretende ser transformado en receptor de toda la zona antes mencionada proyecto que requiere un determinado presupuesto  con personal capacitado para tal fin. En las actuales condiciones; con falta de mantenimiento, abandono de programas y escasez de personal será muy difícil llevarlo adelante para garantizar a la comunidad los servicios adecuados.

Bajada  Grande: centro de salud ubicado en calle Alberdi al oeste de la ciudad zona que en los últimos años se ha extendido en gran magnitud. En este lugar, con escasísimo personal que brinda atención mínima y donde lamentablemente los trabajadores sufren persecución y maltrato por parte de la Dirección también está condenado a brindar un insuficiente servicio sanitario para un amplio sector de la sociedad uruguayense.

Con respecto al Hospital Justo José de Urquiza, centro asistencial de alta complejidad que recibe pacientes de toda la región y localidades vecinas continúa profundizando los serios problemas que regularmente hacemos público como entidad sindical preocupada no sólo por los compañeros trabajadores sino y fundamentalmente por los pacientes quienes en reiteradas ocasiones deben comprar insumos y/o medicamentos en casos de internación.

El Hospital cuenta con alrededor de mil trabajadores y aún así  es necesario más personal para todos los servicios como profesionales y servicios generales ya que el esfuerzo de los compañeros deriva en que cumplan diferentes funciones sufriendo sobrecarga laboral y cambios de horarios que afectan seriamente su rendimiento psicofísico. El  área profesional es sumamente preocupante ratificar que son sólo dos los pediatras de planta que atienden en el Hospital situación extrema que debe reverse en lo inmediata para satisfacer la demanda.

La situación en Salud es realmente preocupante y en esta ocasión, no estamos hablando de la cuestión salarial porque si tenemos en cuenta todas las obligaciones de los compañeros, el sueldo claramente está muy por debajo de lo que perciben en la actualidad.
Desde ATE Uruguay venimos advirtiendo desde hace tiempo que la Salud en toda la Provincia está en crisis y Uruguay no escapa a esta preocupante realidad. Si el Estado no adopta medidas urgentes nos enfrentaremos a una complicada realidad que pone en riesgo la integridad de toda una comunidad que debería tener garantizada el acceso a la salud pública de calidad y gratuita.