3 de Febrero 180 - Tel. (03442) 423-339
C. Del Uruguay (3260) E. Ríos
prensaatecdelu@yahoo.com.ar

Artículos

A 43 años del genocidio más sangriento de la Argentina

  (Fuente La Pirámide) Una masiva marcha se realizó este 24 de marzo en nuestra ciudad para recordar el 43 aniversario del golpe de Estado de 1976 y decir “Nunca Más” con memoria y pedir por verdad y justicia. La concentración tuvo lugar  en plazoleta de los DDHH – Yrigoyen y Maipú, desde allí las columnas marcharon a Plaza Ramírez, donde allí se leyó un documento unificado.

El acto fue convocado por la Comisión Memoria, Verdad y Justicia de Concepción del Uruguay y participaron numerosas agrupaciones políticas, centros de estudiantes de colegios secundarios, referentes políticos de todas las fuerzas y vecinos en general para no olvidar el último y más sangriento golpe de Estado en la Argentina de la cual resultaron 30 mil víctimas fatales.

DOCUMENTO ÚNICO

Hoy nos enfrentamos con un gobierno nacional electo por una exigua mayoría y respaldado por las grandes corporaciones económicas y mediáticas y por el imperialismo norteamericano. Su proyecto económico es el mismo del 55, el mismo del 76, aquello que Rodolfo Walsh llamó la “miseria planificada”. Para instaurarlo secuestraron, torturaron, enviaron al exilio, robaron bebés, asesinaron e hicieron desaparecer a más de 30.000 compañeros. Hasta se repiten los mismos apellidos: allí están los descendientes de Massot y Blaquier ocupando importantes cargos de gobierno.

El gobierno es un endeudador serial que empobrece y saquea a la sociedad, apostando a la timba financiera, lo cual lleva a consecuencias gravísimas: faltan escuelas, faltan hospitales, faltan viviendas, falta comida y esos son los justos reclamos del pueblo y los derechos que están siendo violados. El acuerdo con el FMI garantiza el saqueo e hipoteca el futuro de generaciones.

Están llevando al poder político a una disociación con la soberanía popular. Legislan con el Congreso vallado y custodiado por las fuerzas de seguridad que no dudan ni un instante en reprimir cualquier manifestación de resistencia a este proyecto político-económico.

Denunciamos que los cómplices civiles de la dictadura genocida son quienes hoy nos gobiernan, representan a los mismos intereses, y lo hacen en una clara alineación, una vez más, con el gobierno de EEUU,  con sus políticas de subordinación y extractivismo de nuestros recursos naturales.

El sueño de la patria grande sigue siendo posible para todes les que estamos hoy en esta marcha que denunciamos las diversas maniobras que el imperio intenta en NuestrAmérica  con la ayuda de los de siempre. Seguimos levantando las banderas de la autodeterminación de los pueblos.

Así como en la Escuela de las Américas se llevó a cabo el adoctrinamiento de nuestras fuerzas armadas para solventar  las diversas dictaduras genocidas en la región, hoy intentan lo mismo pero con otros medios. Así,  los medios hegemónicos de comunicación y el poder judicial soy hoy x hoy los bastiones en los que ese poder político entregador se apoya para poder concretar su proyecto político –económico en detrimento del estado de derecho, transformándolo en un estado de excepción en el cual los agentes de  inteligencia se confunden con los periodistas que diariamente ponen todo su esfuerzo en crear un sentido común que nos ajena de la realidad, de la mano de jueces y fiscales que intentan dar una legitimidad ficticia y falta de toda garantía de derechos.

Esto se evidencia en que en Latinoamérica los oponentes políticos a este régimen son perseguidos y encarcelados sin el respeto de las garantías constitucionales. Y así como lograron proscribir a Lula en Brasil, existe en nuestro país un constante intento a proscripción a la mayor líder de la oposición Cristina Fernández de Kirchner.

Hay una continuidad histórica e ideológica entre quienes hoy nos gobiernan porque representan los mismos intereses financieros que ejecutaron el plan de exterminio y planificaron la miseria de nuestro pueblo.

Asistimos a una profundización de la violencia institucional, en particular de represión policial contra nuestros jóvenes. Estas políticas estatales generan la disgregación de la sociedad, y nosotros tenemos la convicción de que  las balas policiales no son la solución del conflicto sino los grandes movimientos sociales, y es esa, la sociedad toda,  la que debe entender que la delincuencia no tiene su origen en la maldad individual sino en la desintegración de un sistema que no ofrece garantías ni oportunidades.

Cuando el contexto político lo favorece, recrudecen los episodios de violencia institucional. La Policía de Entre Ríos actúa cada vez con mayor violencia y arbitrariedad, somete a los jóvenes a apremios ilegales, sobre todo a los pertenecientes a los barrios más humildes, y hay comisarías en las que se practica la tortura. Exigimos, al poder ejecutivo provincial el pleno respeto por los derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad, sometimiento de la policía al control y conducción política, derogación de la inconstitucional Ley de Contravenciones y la urgente reglamentación y puesta en marcha del Mecanismo de Prevención de la Tortura.

En el mismo sentido, reclamamos justicia por los asesinados en diciembre de 2001 Romina Iturrarín, Eloísa Paniagua y José Daniel Rodríguez. La represión de la Alianza en Entre Ríos no debe quedar impune, menos aun cuando muchos del elenco gobernante en aquellos años hoy son parte de la Alianza Cambiemos.

Exigimos ya  una ley que regule estrictamente el uso de agro tóxicos en nuestra provincia. Informes cada vez más alarmantes muestran el incremento de casos de cáncer infantil, por lo que deben cesar de inmediato las fumigaciones cerca de escuelas y zonas pobladas de nuestra provincia. Homenajeamos  la memoria de Fabián Tomassi, trabajador víctima de este modelo agroexportador, que antepone las ganancias de unos pocos al derecho a la salud y la vida de nuestros hijos.

Recuperar la memoria desde una perspectiva feminista no solo es una urgencia, sino una responsabilidad política que nos involucra a todos y todas/todes como sociedad. La dictadura intentó reforzar un imaginario social que concebía roles de género dicotómicos. Hubo una exaltación del rol de la mujer-madre en la casa, su función reproductiva y doméstica. La mujer no era competente para el ámbito público, y por eso las denominadas subversivas representaban no solo la ruptura de un orden social desigual y capitalista, sino un quiebre con el modelo de familia patriarcal.

Queremos reafirmar que obligar a parir es tortura. Son niñas, no madres.

El aborto es una problemática de salud pública y un derecho humano que ha venido siendo sistemáticamente negado. El aborto no puede ser un privilegio al que acceden algunas porque pueden pagarlo, mientras otras mueren. La Organización Mundial de la Salud, dice que el aborto es un derecho humano, y POR ESO GRITAMOS: ¡ningún derecho humano puede estar en el código penal! Ningún derecho humano puede plebiscitarse! Ninguna debe ir presa ni terminar muerta por el derecho a decidir.

Exigimos que se apruebe la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en el Congreso Nacional, para que las personas gestantes de nuestro país podamos decidir sobre nuestros cuerpos y abortar seguras y de manera gratuita. Asimismo, pedimos por la ejecución de la Ley Nacional de Educación Sexual Integral en todo el país y en nuestra provincia en particular, para que sea efectivamente implementada, con presupuesto suficiente y esencialmente laica.

Exigimos a los poderes del Estado que promuevan la equidad de género en todos sus ámbitos para erradicar el machismo patriarcal y la heterosexualidad obligatoria, que son el origen de la violencia y la exclusión cotidiana, de la trata, de los feminicidios, lesbicidios y travesticidios que sufren nuestros cuerpos de mujeres, lesbianas, travestis y transexuales. ¡El machismo mata! ¡Ni una menos!

Exigimos la inmediata liberación de cada uno de nuestros compañeros presos políticos, gritando bien fuerte una vez más, como también las veces que sean necesarias: libertad a  Milagro Sala, detenida hace tres años de forma injusta e ilegal por el gobierno Cambiemos del radical Morales en complicidad con el Poder Judicial de la provincia de Jujuy y de la Nación, desconociendo las recomendaciones y reclamos de  los organismos internacionales de DDHH.

Nuestro pueblo no olvida ni perdona, demanda cárcel efectiva para los genocidas, y que el gobierno de Cambiemos y sus jueces cómplices activen y lleven a término todos los juicios pendientes por delitos de lesa humanidad.

Se hace imperioso el debate de la sociedad sobre estos temas hoy, cuando hay que  resistir las estrategias negacionistas instaladas en Argentina desde diciembre de 2015.  Hoy, cuando el negacionismo se propaga por boca de funcionarios públicos o por los medios de comunicación dominantes, de enorme influencia en la construcción de sentido común. El negacionismo,  debe ser dicho una vez más,  abre las puertas del terror, abre en la cultura la posibilidad de que el terror se repita, interviene en un sentido proclive a los discursos y las políticas genocidas. No es casual que el busto en homenaje a Néstor Kirchner en nuestra ciudad y la placa que recuerda a los desaparecidos uruguayenses hayan sido ambos vandalizados. De los discursos del odio y del negacionismo, se siguen inexorablemente esos efectos y afectos destructivos.

Pero la historia argentina también es la historia de la resistencia, protagonizada fundamentalmente desde el inicio y en la actualidad por nuestras madres y abuelas. Porque a pesar de los golpes no nos han vencido. Porque si el presente es de lucha, el futuro es nuestro.

30.000 COMPAÑEROS DESAPARECIDOS, PRESENTES, AHORA Y SIEMPRE¡¡

JUAN RAMÓN ZARAGOZA

NÉSTOR OMAR ZARAGOZA

VIOLETA GRACIELA ORTOLANI

EDGARDO ROBERTO GARNIER

HORACIO NORBERTO POGGIO

MIGUEL ALEJANDRO DOMÍNGUEZ

JUAN ALBERTO URIARTE

JUAN CARLOS FULINI

DINA ANA MARÍA NARDONE IRIGOYEN

ALFREDO DANIEL VALENTE

CARLOS LÓPEZ

RAÚL RENÉ DE SANCTIS

MANUEL LIBEROFF

ELVIO ÁNGEL BEL

MIGUEL ANGEL ROUSSEAUX