Artículos

Pedido de audiencia al Gobernador y su Gabinete

El Consejo Provincial de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) solicitó una reunión al gobernador Sergio Urribarri y a todo su gabinete para que escuchen nuestros reclamos.El anuncio fue realizado durante el plenario provincial de Salud, que tuvo lugar este viernes en la sede del gremio, donde hubo un fuerte repudio a la suspensión de la reunión que estaba prevista con el Gobierno en el marco de la conciliación obligatoria, y que finalmente se realizará el próximo martes. En este marco, se advirtió que si ese día el Gobierno no da una respuesta favorable, una vez que finalice la conciliación se concretaría el paro que se suspendió justamente por el dictado de la misma.

Por ejemplo, cuando pedimos que se aumente el código de riesgo, el ministro de Salud (Ángel Giano) nos manda a hablar con el de Economía (Diego Valiero) y éste a su vez, respondió que teníamos que conversarlo con el gobernador (Sergio Urribarri). “Todos se van tirando la pelotita y los únicos que terminan perjudicados son los trabajadores”, expusieron durante el Plenario.

Durante el Plenario Provincial de Salud, lparticiparon  más de 140 trabajadores de cada rincón de la provincia. Hay un malestar muy grande entre los trabajadores del interior y todas las seccionales fueron con el mandato de que querían medidas de fuerza ya mismo porque la situación es insostenible.

El tema salarial es el principal y a él se suman la estabilidad laboral; pase a planta de los trabajadores; el tema del horario atípico y rotativo en el escalafón general, ya que hay muchísimos compañeros que no lo perciben, recategorizaciones, rechazo a la directiva que condiciona las suplencias transitorias.

Cabe destacar que en el encuentro hubo un fuerte repudio a la suspensión de la reunión que estaba prevista para el jueves con el Gobierno, y que finalmente se llevará a cabo el próximo martes. Si ese día el Ejecutivo no da una respuesta favorable, una vez que finalice la conciliación (el jueves), se concretaría el paro que estaba previsto para el 7 y el 8 de julio, y que se suspendió justamente por el dictado de la conciliación.